Chilito Ruta Patrimonial

Un Paseo por el Centro de Santiago

El punto inicial de mi blog #ChilitoViajero no puede ser otro que la ruta histórica de la fundación de Santiago, partiendo desde el Cerro Welén o Santa Lucía.

En este centro ceremonial indígena, cuyo nombre significa «dolor», Pedro de Valdivia fundó, el 12 de febrero de 1541, la ciudad de Santiago. En 1872 el intendente Benjamín Vicuña Mackenna inició su transformación en un paseo de estilo europeo y hoy es un parque público en el que destacan la Fuente Neptuno, terrazas, jardines y numerosos monumentos. Entre ellos, la copia en piedra de la conocida carta que enviara el conquistador a Carlos V, informándole de las bondades del nuevo territorio.

Bajando el cerro, por la Alameda, me topo con la plaza Vicuña Mackenna, en cuyo centro está el monumento a adivinen quién… Exacto J a Benjamín Vicuña Mackenna, insigne historiador, urbanista, escritor, periodista y parlamentario chileno (1831-1886), quien como Intendente de Santiago remodeló la ciudad.

Cruzando la calle Miraflores, imponente, me encuentro con el bello edificio de la Biblioteca Nacional.

La historia cuenta que a principios de 1813 los padres de la Patria deciden crear una Biblioteca Nacional, que fue cerrada durante la Reconquista y reabierta al público una vez consolidada la independencia, en 1818. Su actual edificio fue construido especialmente para albergarla entre 1914 y 1927.

Caminando hasta la esquina de Agustinas con San Antonio otro edificio con mucha historia: El Teatro Municipal, que abrió sus puertas en 1857, bajo la presidencia de Manuel Montt, en el terreno que originalmente ocupó la Universidad Real de San Felipe y en donde se imprimió la Aurora de Chile, el primer periódico del país (1812).

Fue destruido por un incendio en 1870 y reinaugurado en 1876, posteriormente sufrió modificaciones a raíz del terremoto de 1906 y por un incendio parcial en 1924, y también por modernizaciones durante los años 1958 y 59.

En calle Compañía me encuentro con la Casa Colorada, fiel reflejo de la vivienda colonial chilena, que hoy alberga al Museo de Santiago.

Esta fue residencia de don Mateo de Toro y Zambrano, también conocido como el Conde de la Conquista. En este lugar se constituyó la Primera Junta de Gobierno, el 18 de septiembre de 1810, la cual fue presidida por Toro y Zambrano.

A unos pasos llegué a la Plaza de Armas, centro político, social, económico y religioso de la ciudad. Debe su nombre a las armas que se almacenaban aquí durante la Colonia. En 1541 el alarife Pedro de Gamboa trazó primero el cuadrilátero de la plaza, y a partir de su perímetro, las 18 cuadras iniciales de Santiago. Aquí se realizaban las fiestas públicas, procesiones religiosas, ejercicios militares y cabildos de vecinos, además de castigar a los infractores de la ley, y hasta 1821 albergaba también al mercado. Remodelada completamente en 1999, contiene importantes monumentos, la marca del kilómetro 0 y la circundan valiosos edificios históricos.

A una cuadra, hacia el poniente está el ex Congreso Nacional, edificio inaugurado en 1901 que fue sede del Congreso hasta el 11 de septiembre de 1973. Aquí, una estatua de mármol de la Virgen marca el lugar donde estuvo la Iglesia de La Compañía, incendiada en 1863, donde murieron cerca de 2.000 personas.

Al frente, cruzando la calle Bandera y su suelo de colores, me topé con el Palacio de la Real Aduana, hoy Museo Chileno de Arte Precolombino. Y en la otra cuadra el Palacio de los Tribunales de Justicia. Este edificio, de estilo neoclásico con influencia francesa, es una de las primeras obras civiles construidas en hormigón armado en Chile, en 1858.

En dirección al sur, a un par de cuadras, llegué a la Plaza de la Constitución y al Palacio de La Moneda, llamado así porque se inauguró en 1805 como Real Casa de Moneda. En 1846 el Presidente Manuel Bulnes lo convirtió en sede del gobierno y casa de los presidentes. Desde 1922 es ocupado en su totalidad para tareas gubernamentales. El 11 de septiembre de 1973 fue destruido e incendiado parcialmente; su restauración se inauguró el 11 de marzo de 1981.

En la vereda oriente, frente al monumento del presidente Salvador Allende, está el edificio construido en 1916, originalmente para el Diario Ilustrado, y que el fisco compró en 1928 para instalar aquí, a partir de entonces, la Intendencia de Santiago.

Y volviendo a la Alameda me topo con el monumento a José de San Martín, de 1863 y, en el sector sur de la Plaza de la Ciudadanía, el monumento a Bernardo O`Higgins, de 1872, que lo representa durante el Sitio de Rancagua en 1814.

Caminar por Santiago tiene un encanto especial. Si lo hacemos con detención veremos que en cada esquina puede haber un poco de historia por descubrir.

Comparte esto en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest