niñas

¿Qué necesita un niño para ser feliz?

Es una interrogante que la mayoría de las madres se hace. Queremos ver a nuestros hijos felices, pero sabemos cómo lograrlo.  A juicio de Montserrat Sepúlveda, Psicopedagoga de la Red UC Christus en muchas ocasiones “NO”. La clave para formar niños felices es ser padres comunicativos, cariñosos y que a la vez establezcan límites claros desde siempre, así formarán niños seguros de sí mismos, con una autoestima adecuada, con herramientas y valores sólidos.

La experta señala que en su consulta, muchas veces le preguntan algunos papás “¿Qué necesita mi hijo para ser feliz? Le entrego todo, incluso más allá de mis posibilidades y no lo veo feliz, su rendimiento  escolar es bajo, siempre lo observo  desmotivado,  aburrido ¿En qué me estoy equivocando?, ¿qué estoy haciendo mal?

Triste y equivocadamente y desde siempre, muchos padres demuestran su amor a través de la comida o cosas materiales. Desde que nacen los niños los padres se encargan de llenarlos de mucha ropa, muchos juguetes, libros, decorar el dormitorio, más tarde y a medida que crecen, llevarlos a talleres para evitar que sus hijos “se aburran”, regalan a temprana edad celulares, consolas, tablets, entre otros, pero todo esto ¿Es lo que realmente necesita un niño para ser feliz?.

La respuesta es muy simple. NO

Un niño desde que está en el vientre materno necesita sentir el amor de sus padres, sus voces, que le hablen, canten. Luego, al nacer, esto debe continuar, entregar cuidados, amor, seguridad, ser escuchado, validado en sus emociones e ideas, estimulación.

Padres comunicativos, cariñosos y que establecen límites claros desde siempre, formarán a  niños seguros de sí mismos, con una autoestima adecuada, con herramientas y valores sólidos.

Las quejas más frecuentes en los niños respecto a la relación que tienen con sus padres son:

Poca comunicación

Falta de confianza

Escaso tiempo para compartir

Padres hiperconectados a la tecnología

Poco cariñosos

Muy críticos

Suelen exigir y comparar mucho

No ponen límites y horarios

Complacientes respecto a dar todo lo que ellos piden.

Pocas actividades en común

Se sienten solos.

Formar a un niño no significa llenarlo de cosas materiales entretenidas para mantenerlos alegres, tampoco dejarlo hacer lo que el niño desea para evitar que se enoje, frustre o entristezca. En fundamental que el niño sí se aburra, se frustre, llore, ría, para poder aprender a manejar sus emociones y verlas como sentimientos normales que se sienten en determinados momentos de la vida y que deben aprender a reconocer y manejar pues de lo contrario, en el futuro serán adultos con baja tolerancia a la frustración, inseguros, poco curiosos, desmotivados, poco autónomos y pro activos.

En tan importante el rol de los padres en la formación de los hijos, pues será determinante en su futuro la crianza que reciba, el apego, valores, apoyo, amor, seguridad, entre otros.

Un niño que se aburre es un niño que se ve obligado a resolver su problema del ¿qué hacer? Se vuelve más creativo, se da cuenta que existen diversos materiales a su alrededor que puede ocupar para jugar y crear, un niño al que no siempre se le da en el gusto, logrará manejar de forma adecuada su frustración cuando algo no resulta como desea o espera, un niño que no recibe de inmediato el juguete “soñado” del momento, aprenderá que las cosas cuestan y se ganan.

Actualmente, el ritmo y alto costo de la vida, lleva a que ambos padres trabajen en la mayoría de los casos y esto provoca muchas veces un sentimiento de culpabilidad en los padres, también se observa gran cansancio, lo que conlleva a “dejar ser” para evitar conflictos, cada día es importante en la vida de un niño, cada día es una posibilidad para aprender cosas nuevas y es precisamente por este motivo comprender la gran responsabilidad que significa ser padres, pues guiarlos y acompañarlos en el proceso de crecer y desarrollarse será vital para criar niños integrales, solidarios, empáticos, autónomos, seguros de sí mismos y capaces de utilizar de forma adecuada las herramientas que les entregamos.

Crédito: Pixabay

Comparte esto en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest