Carambola ó Fruta de Estrella

Seis frutas exóticas que deberías probar

Por lo general, no nos cuestionamos los sabores de las frutas. Sabemos con qué nos encontraremos cuando probamos frutillas, duraznos y hasta un pomelo. Pero ¿qué podemos esperar de frutas raras que tienen formas extrañas y nombres curiosos? Para Susan Bowerman -Magister en Ciencias de los Alimentos y Nutrición, y Directora de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition- vale la pena intentar ampliar nuestro conocimiento y admiración por la generosidad que nos entrega la naturaleza y revisar la lista de frutas exóticas y sus exquisitos encantos.

“La mayoría de las frutas son bajas en grasas, sodio y calorías, y no contienen colesterol.  Son una fuente importante de nutrientes como potasio, fibra dietética, vitamina C y folato. Además, llevar una dieta rica en alimentos de origen vegetal, mejor conocidos como vegetales y frutas, puede reducir el riesgo de contraer enfermedades del corazón, obesidad y diabetes tipo dos”, afirma la experta norteamericana.

Por eso, la invitación es a intentar explorar nuevos productos frescos e incorporarlos en la dieta en la medida de nuestras posibilidades y acceso. Aquí te presentamos seis frutas exóticas y sus beneficios, para que las tengas presentes si las encuentras en las ferias o supermercados.

 Lichi (litchi o lychee)

Esta gema frutal es del tamaño de una nuez, con espinas diminutas y una cáscara gruesa, que no es comestible. Cuando está madura cambia de rosa a rojo. Crece en Centro y Sudamérica, Asia e incluso, en Estados Unidos (California, Hawai y Florida). Para disfrutar de su sabor singular, solo tienes que pelarla y darle un pequeño mordisco cerca del tallo y apretar.

Contiene vitamina C, complejo B y minerales, como potasio y cobre. 

Pitaya / Pitahaya (Fruta del dragón o dragon fruit)

Esta fruta cactácea es nativa de Centro y Sudamérica. Tiene forma ovalada con una cáscara rosácea y hojas verdes. La pulpa es esponjosa y contiene diminutas semillas negras y la degustación evoca el sabor de la sandía, el kiwi y la pera; además, la mayoría de las personas la consumen cruda y fría, pero puede cocinarse en la parrilla.

Esta nutritiva fruta del dragón contiene vitamina C, potasio, magnesio, fósforo y licopeno.

Carambola (Fruta de estrella)

Esta hermosura puntiaguda y agridulce, puede convertirse en la estrella de tu selección de frutas. La fruta madura se caracteriza por su forma alargada con cinco nervaduras que la hace ver como una estrella de mar; el color ideal que debería tener la fruta es amarillo brillante. Puede ser dulce o ácida, o las dos, con notas de limón, piña, manzana y ciruela. Esta fruta estrellada se cultiva en el sudeste de Asia, América Latina y Florida.

Sí, puedes devorar la fruta completa, solo tienes que rebanarla. Algunas personas preparan estofados, hacen mermeladas e incluso sorbetes.

Contiene potentes antioxidantes y complejo B, sin dejar de lado la indispensable vitamina C. 

Naranjo enano o chino (Fortunella, kumquat)

Su apariencia es muy cercana a la de una naranja sin madurar. Tiene hasta seis variedades y se cultivan en diferentes partes del mundo, como Japón, India, Filipinas, el sudeste de Asia y California, Hawai y, especialmente, en Florida, EE.UU.

Esta fruta tiene una deliciosa combinación agridulce, y si no quieres quitarle la cáscara, no te preocupes; te la puedes comer, solo cuida no comerte las semillas. Además, tiene un alto contenido de fibra. La cáscara tiene un agradable olor, esto se debe a los aceites esenciales de las frutas cítricas.

Tiene niveles razonables de vitaminas B y abundantes cantidades de vitamina C. De igual manera, proporciona pequeñas cantidades calcio. 

Feijoa (Guayabo de Brasil)

Si puedes pronunciar el nombre de esta fruta, ya estás a medio camino de disfrutar del extraordinario sabor de esta fruta verde y ovalada, también apodada “guayaba piña.” Se cultiva en Sudamérica y en Nueva Zelanda. Desde el momento en que cae del árbol, está lista para consumirse. Cuando quieras comprarla solo tienes que presionarla de forma suave para saber si esta lista. Las feijoas no duran mucho. Por lo tanto, es recomendable que después de dos días de haber estado en el refrigerador las disfrutes cortándolas por la mitad y sacándoles la pulpa con una cuchara.

Al igual que las otras frutas mencionadas, la feijoa tiene vitamina C, algunas vitaminas B y cantidades útiles de calcio, magnesio y fósforo.

 Durián 

¡Te reto a probar el durián! Si alguien te dice esto, es porque esta gran fruta del sudeste de Asia huele como a calcetines sucios, gasolina o algo por el estilo. Aunque no es una fruta fácil de manipular -aclara Susan Bowerman- gracias a su exterior espinoso que hace que sostenerla sea muy incómodo, me atrevo a decir que, en la vida, vale la pena esforzarse por algunas cosas, y esta podría ser una de ellas.

Contiene cinco vainas con una pulpa suave, ya sea amarilla o roja y pocas semillas. A algunos chefs les gusta la pulpa para preparar caramelo, queso e incluso crème brûlée y las semillas también se pueden hervir o tostar; además, en el sudeste de Asia, esta fruta es muy popular como ingrediente para postres.  El durián dispone de abundante vitamina C, vitaminas del complejo B, altas cantidades de potasio y niveles considerables de triptófano y aminoácidos.

“Sigue disfrutando de las manzanas, las naranjas y los plátanos, y estimula al aventurero que llevas dentro para que se atreva a probar estas nuevas y saludables frutas exóticas. Y recuerda, la variedad es lo que te ayudará a mantener un plan de alimentación saludable”, concluye la profesional de Herbalife Nutrition.

Comparte esto en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest