Logo Ley Dominga

#LeyDominga avanza a paso firme en el Senado

El proyecto impulsado por Aracelly Brito, quien sufrió la muerte de su hija Dominga a las 36 semanas de gestación, fue aprobado en particular por la Comisión de Salud.

El proyecto Ley Dominga, que busca establecer un protocolo universal para enfrentar la muerte gestacional y perinatal tanto en centros de salud públicos como privados; está más cerca de concretarse. La jornada de este martes fue aprobado en particular de manera unánime por la Comisión de Salud del Senado, que integran Francisco Chahuán (RN), Guido Girardi (PPD), Carolina Goic (DC), Rabindranath Quinteros (PS) y Ena Von Baer (UDI). El siguiente paso es que sea votado en la Cámara de Senadores para continuar su camino para convertirse en ley.

“Este es un gran paso y el resultado de la unión de cientos de familias que a diario apoyan la causa, una muestra de la necesidad que tenemos como sociedad de impulsar protocolos para acompañar a quienes vivan esta indeseable situación y para que los profesionales de la salud cuenten con herramientas para enfrentar el proceso desde la empatía, respeto y reconocimiento de ese niña o niño fallecido”, declara Aracelly Brito, gestora de la iniciativa.

En 2019 Aracelly Brito sufrió la pérdida de su segundo hijo, Julián, a las nueve semanas de gestación; y en 2020, enfrentó la muerte de Dominga, a las 36 semanas de gestación. Este último embarazo se desarrolló sin problemas hasta que supo que padecía de arteria umbilical única (anomalía del cordón umbilical que tiene mayor incidencia de muerte perinatal). Ante esto junto a su esposo Maximiliano intentaron adelantar el parto sin éxito. Al comenzar con sangrado acudió a urgencias, momento en que les comunicaron que Dominga ya no tenía latidos.

“No escucharon mis inquietudes y tras este desenlace tampoco recibimos ningún tipo de contención por parte de esa institución de salud, ni siquiera me dejaban tomar en brazos a mi hija. A raíz de lo vivido decidimos que su muerte no podía ser en vano, por lo que empecé a generar una red de mujeres que vivieron lo mismo para crear la Ley Dominga”, explica.

La iniciativa se amplificó rápidamente en Redes Sociales y hoy totaliza más de 17 mil seguidores, decenas de testimonios y el apoyo de numerosas figuras públicas, entre ellas la periodista Fernanda Hansen, quien sufrió la pérdida de tres embarazos. A nivel parlamentario es liderada por la senadora RN, Marcela Sabat;  y cuenta con el patrocinio del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

¿Qué busca la #LeyDominga?

Una de cada cuatro mujeres pierde un hijo en gestacióny cada 16 minutos muere un bebé en el mundo. La muerte gestacional, perinatal y neonatal; que corresponde a pérdidas que van desde el primer trimestre de embarazo hasta los primeros días de un recién nacido; afecta a cientos de mujeres y es un duelo muchas veces minimizado. En Chile no existe un protocolo universal de atención médica y acompañamiento, por eso Ley Dominga busca abordar aspectos como:

  • Facilitar y explicitar asertivamente la información emitida hacia los padres por los profesionales de la salud, para que puedan comprender lo que se les está indicando en relación con el fallecimiento de su hijo o hija.
  • Contar con asistencia inmediata y seguimiento multidisciplinario (matrona, psicólogo y psiquiatra); además de acceso a licencias médicas y/o psiquiátricas para los padres, que no sean cuestionadas por entidades como ISAPRES y/o COMPIN.
  • Autorizar a al menos un acompañante durante procedimientos de legrado, ameu, inducción de parto o cesárea. Si el recinto lo permite, los controles posteriores se realizarán en salas aisladas y/o en horarios donde no haya mujeres embarazadas o madres con sus recién nacidos.
  • Toda pérdida de un hijo o hija, independiente de las semanas de gestación u horas de vida, debe ser reconocida; identificando datos del nonato o neonato como nombre, peso, estatura, sexo y hora de nacimiento.
  • Brindar espacios de contacto digno y apropiado con la hija o hijo fallecido para iniciar el proceso de duelo. Permitir mirarlos, acunarlos o tomar registros de foto o video. En caso de muertes en el tercer trimestre de gestación, ofrecer la opción de disponer de los restos ovulares.
  • Asegurar que las mujeres con antecedentes de muertes perinatales tengan acceso a acompañamiento de un equipo de duelo perinatal en las siguientes gestaciones.
Comparte esto en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest